lunes, 31 de mayo de 2010

CARAVACA DE LA CRUZ. CASTILLO Y SANTUARIO DE LA VERA CRUZ.



La localidad de Caravaca de la Cruz se encuentra situada al norte de la provincia murciana, un tanto distante de la capital. Próximo trascurre el caudal del río Argos, que le sirve de enlace entre varias regiones cercanas como la cuenca del Segura. El castillo se sitúa en un pequeño y alto cerro, posición que le sirve para dominar el amplio territorio circundante.
Las primeras noticias históricas son de época prerromana.

Formó parte del reino Taifa de Murcia. Con Alfonso X el Sabio pasa a manos castellanas, en 1243, y se lo dará a Berenguer de Entenza para su dirección.

Pasará a formar parte de uno de los territorios de la Orden del Temple. Posteriormente será escenario de confrontaciones entre varias familias nobiliarias. El castillo perdió importancia en el siglo XVII y desapareció.

La leyenda cuenta que a un sacerdote prisionero, ante su empeño de dar misa, tuvo una aparición. Esto ocurría frente la atónita mirada del rey moro Ceyt Abu Ceyt, que a partir de aquel instante se convirtió rápidamente al cristianismo. Las crónicas, tanto árabes como latinas, cuentan la historia de la conversión de tan insigne personaje.

Su planta es de forma poligonal, adaptándose a la morfología del terreno donde se encuentra ubicado y que le sirve de defensa. A lo largo de sus muros se levantan una serie de estructuras de forma cúbica y torres, de formas diferentes, que son el elemento defensivo más característico. Posee torre del homenaje y una puerta de acceso custodiada por una torre de forma cuadrada. Algunos muros aparecen almenados.

La torre del homenaje era el elemento cristiano por excelencia de estas obras defensivas. En el castillo de Caravaca la torre del homenaje recibe el nombre de torre Chacona, en memoria del personaje que mandó levantarla, Don Juan Chacón. Esta torre se ha transformado en un lugar para habitar, desposeyéndola de sus antiguas funciones. Sus dimensiones son mayores que las del resto.
Uno de los aspectos más significativos del castillo es la ubicación en su interior del santuario de la Vera Cruz y el convento. Esta obra está fechada desde el siglo XV, cuando comienzan las obras al siglo XVIII, siglo en el que finalizan. Destaca su portada de estilo churrigueresco con amplia decoración de mármoles, dándole un gran matiz decorativo al conjunto.
La impresionante obra arquitectónica de Caravaca se levanta en piedra. El sistema constructivo utilizado es la mampostería, donde la piedra apenas se trabaja. Para las partes nobles, es decir, para los vanos, puertas, torre del homenaje y esquinas, se utiliza el sillar. La piedra dota al edificio de un aspecto compacto. Alternará elementos cristianos y árabes, fusión muy utilizada por el arte mudéjar.
El proceso de desaparición del edificio comenzó en el siglo XVII y se comenzó a construir el santuario. En etapas recientes se han realizado reformas y reestructuras que le han hecho perder sus características laicas. Las reformas emprendidas estaban destinadas a mantener la fortaleza durante muchos años. Fue declarado Monumento Nacional en 1944.

11 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Hola Antonio.

Pues te ha quedado un cuadro precioso.
En Caravaca estuve hace unos cinco años. Hacía mucho tiempo que quería visitarla y lo pasé muy bien. Lo que no imaginaba es que hubiese tanta gente!

Por la tarde visitamos "los baños del marqués". (Nadie fue capaz de explicarme de donde viene el nombre). Resulta mágico a la par que refrescante pasear entre los sonidos del agua.

Un abrazo

Antonio Verdú Asís dijo...

Ardilla te he dejado en tu blog, amplia información sobre las Fuentes del Marqués, espero que te guste. Es un paraje precioso.
Un abrazo.

Rosario dijo...

Muy bonito tu oleo, nunca he estado en Caravaca, pero tiene que ser preciosa.

Me he enterado que mañana es el día de la Región de Murcia, de manera que Muchas Felicidades.
Un abrazo desde mi librillo.

Antonio Verdú Asís dijo...

Hola Rosario, bienvenida a mi blog, Caravaca es una ciudad muy bonita y ahora más, en primeravera, aunque ya estamos rozando el verano. En los años como éste de Jubileo se engala de tal manera que es digna de visitar.
Gracias por tu felicitación por el día de la Región.
Me alegra que te haya gustado el cuadro.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

¡Ay, Antonio, qué óleo y qué emotivo para mí! Nosotros hemos residido durante cinco años en Lorca, incluso compramos un piso y todo, con unas vistas al castillo maravillosas, pero mi primer destino como profesora, después de sacar las oposiciones en Madrid, fue Caravaca de la Cruz, allí vivimos ese curso, en la Gran Vía, con vistas al Castillo Santuario.
A Caravaca ya había ido, porque desde luego es preciosa, he vuelto muchas veces. Y a las Fuentes del Marqués también, claro.
Las yemas de Caravaca, no tienen igual, en especial las de bombón, y las fiestas de la Cruz en Mayo son espectaculares, no digamos los caballos del vino,,,buen motivo para cuadros ¿no?

Por cierto, la cita oriolana será en la última semana de octubre.
Hay que preparalo, y llevarlo aquí en secreto. Ya te diré.

Alvaro Peña dijo...

Hola Antonio, este cuadro es impresionante. menuda Basílica has pintado. Efectivamente, el tema de Caravaca me es muy afín, fíjate que el lunes presento unos comics sobre Caravaca!!!!!!

Antonio Verdú Asís dijo...

Gracias Álvaro, me alegro que te haya gustado. Que tengas mucho éxito, que yo doy por seguro, en la presentación de los comics.

Begoña dijo...

Impresionante el cuadro, felicidades.

Me ha encantado leer toda la información que aportas sobre la leyenda, habrá que plantearse una visita al Santuario.

Muchas gracias por tus amables y cariñosos comentarios.

Besos.

Jota Ele dijo...

Un óleo impresionante, Antonio. no tengo palabras para describir tu arte.

Por otra parte, la documentada información que aportas, me ha acercado mucho más a ese lugar maravilloso.

Un fuerte abrazo.

Sara Royo dijo...

Tengo q ir allí. :)
Besicos.

Antonio Verdú Asís dijo...

Muchas gracias Begoña por tus felicitaciones.

Jota, gracias por tus alagos. La información que doy la he cogido por ahí...

Sara, claro que tienes que ir a Caravaca.

Caravaca de la Cruz, tiene para mí algo especial, pues la he visitado en muchas ocasiones, y allí tengo muy buenos amigos, moros y cristianos, he estado en sus Cábilas, en sus desfiles, he vivido con los caravaqueños sus fiestas y la verdad es que un lugar encantador, de solera, de buena gente.

Un abrazo muy fuerte a todos.