lunes, 26 de abril de 2010

MARTILLO Y TORRE DE LA CATEDRAL DE MURCIA



Óleo sobre lienzo 65 x 81 cm.

En la plaza del Cardenal Belluga se alza, junto al majestuoso imafronte de la Catedral, el Palacio Episcopal. Se dice que cuando el Obispo Mateo decidió la construcción de una residencia desde la que se pudiera contemplar la recién terminada fachada de la Catedral, impulsó la edificación de este palacio de planta cuadrada.

De elementos arquitectónicos muy singulares, es otra de las obras cumbres del siglo XVIII en Murcia. En su construcción colaboraron varios maestros canteros venidos de las obras catedralicias.

Se compone de dos edificios ensamblados, uno de ellos es:

El llamado Martillo del palacio (el mirador del obispo); un espigón saliente construido antes de que se iniciara la construcción del cuerpo principal con el fin de tener un mirador sobre el Río Segura y el Paseo del Arenal o Glorieta.

Como fondo vemos la esbeltez de la Torre de la Catedral, como bellísima sultana que en las madrugadas es piropeada por el lucerito del alba.

Esta entrada es una despedida hasta dentro de unas pocas semanas, pues tengo problemas con mi equipo e internet y me lo están arreglando, hasta entonces un abrazo a todos los blogeros.

15 comentarios:

Jota Ele dijo...

Un magnífico cuadro, Antonio, como siempre.

Espero que tus problemas informáticos se solucionen lo antes posible.

Un fuerte abrazo, amigo.

Alvaro Peña dijo...

Maravilloso cuadro, me gusta el encuadre que has elegido y que además explicas perfectamente para los que son de fuera e incluso para los murcianos.

Flor dijo...

Hasta tu regreso pero iré pasando. Se aprende mucho en tu blogue.
Gracias por compartir tanta arte!

Deseo que los problemas informaticos se arreglen pronto para que sigas deleitandonos con tus bellas entradas.

Besos
Flor

Antonio Verdú Asís dijo...

Jota, Álvaro y Flor, gracias amigos por vuestros alagos que siempre me reconfortan y me dan ánimos para seguir pintando.
El problema informático está solucionado por fin.
Un abrazo muy fuerte.

AROBOS dijo...

¡Qué maravilla de cuadro! Como soy tan malo para pintar, no sabes cuánto admiro a los que hacéis esas obras de arte. Enhorabuena.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Vengo del blog de Rosa Cáceres a darte mi sincera Enhorabuena.

Un abrazo dese Valencia, Montserrat

emejota dijo...

Como Monserrat acabo de llegar del mismo lugar. ENHORABUENA.
Estoy encantada de visitarte a menudo para disfrutar de tus imágenes. Un abrazo.

Rosario dijo...

Vengo del blog de Rosa y ya somos tres, Enhorabuena y que tengas mucha suerte.
Te seguiré.
Un abrazo desde mi librillo.

roxana dijo...

felicitaciones.me he enterado por una amiga bloggera que expondras en Miami, excelente!!!!!!!! es lo que todo artista desea extender sus fronteras ya que el arte es eso!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! bellos, muy bellos tus obras! un gustazo!

Antonio Verdú Asís dijo...

Arobos, Monserrat, emejota, Rosario y roxana, muchísimas gracias por vuestros buenos deseos, me alegra muchísimo que os gusten mis cuadros. Creo que será una experiencia inolvidable. Nuevamente gracias y un fuerte abrazo.

Amig@mi@ dijo...

Mi Enhorabuena Antonio.
Vengo de rebote del blog de Rosa. Yo también soy aficcionadilla a esto de la pintura, y ME QUITO EL SOMBRERO ANTE USTED.
Te deseo mucha suerte en Miami
Un abrazo

Antonio Verdú Asís dijo...

Gracias Amiga, bienvenida a mi blog, creo que no es para tanto, pero bueno, celebro que guste mi pintura.
Un abrazo.

Amig@mi@ dijo...

Mi hija estudia en Murcia y vamos a menudo. Linda ciudad, pequeña pero completísima. Y sus rincones...
Con tu permiso ( seguro me lo das) me llevo tu link, quiero seguirte. Aprenderé mucho visitándote.
Un abrazo de nuevo

cabopá dijo...

Enhorabuena, Antonio, por tu proxima aventura en los Estados Unidos de Amrerica del Norte...je,je..Suerte y que vendas mucho...Ya nos contarás
Besicos.

Antonio Verdú Asís dijo...

Por supuesto amig@mi@, que tienes mi permiso para seguirme, para mí será un honor, llevar razón Murcia es muy bonita, el Sur es precioso, yo he estado en varias provincias y es de locura. Un abrazo.

Cabopá, gracias por tus buenos deseos, se que te has alegrado mucho, efectivamente es una aventura. Ya iremos viendo.
Un abrazo.