lunes, 5 de febrero de 2007

Catedral y Martillo


2 comentarios:

Alvaro Peña dijo...

Hola amigo Antonio, te doy la bienvenida en este mundo de los blogs y te felicito por tu trabajo.
Saludos

Rosa Cáceres dijo...

A la sombra de ese Martillo jugué feliz en mi infancia murciana.Está tan hermosamente y amorosamente plasmado por tu pincel, que es, lo digo sinceramente, una invocación a la memoria (como diría el poeta Jorge Guillén) y una caricia para la evocación sentimental, en lo que a mí respecta.